¿Cómo se nombran las especies?

Basado en Two Ruby Throats By Their Nest (1862-63) | Martin Johnson Heade (American)

La clasificación de las especies ha sido una tarea muy antigua llevada a cabo no solo por el ser humano sino por la mayoría de los animales. Para los herbívoros como para los carnívoros es de vital importancia distinguir entre especies comestibles y especies tóxicas o venenosas.

En 1735 el naturalista sueco Carolus Linnaeus (1707-1778), desarrolló un sistema para nombrar a las especies que seguimos utilizando hasta la fecha. Su sistema incluía nombres más sencillos, aunque en latín, y la agrupación en relaciones de similitud, que se reconocerían más tarde como relaciones de parentesco.

El sistema propuesto en su obra "Systema naturae" se conoce como nomenclatura binomial, ya que utiliza dos nombres: el género y la especie.

Nombres comunes


En México y en muchos otros países, una misma especie puede tener distintos nombres comunes o vernáculos, en español y en diversas lenguas indígenas, varias especies pueden tener el mismo nombre común, y muchas especies carecen de nombres comunes o han recibido un nombre genérico como "ratón de campo", "mariposa", "polilla", "maguey", o "nopal".

Por ejemplo, con el nombre de amole, del náhuatl amulli, “jabón” se designan más de 40 plantas de por lo menos media docena de familias, que se utilizan para el aseo personal como magueyes, izotes, campanillas, chayotillos y jaboncillo.

Además, los nombres comunes no son estáticos, por ejemplo, el jaguar, que actualmente lleva un nombre de origen guaraní (sudamericano), en zonas rurales se conoce como "tigre", nombre dado por los españoles. En náhuatl se conocía como ocelotl, pero actualmente el nombre de ocelote se le otorga a una especie de felino más pequeño. La mariposa Monarca, tan popular desde el descubrimiento de sus sitios de hibernación en 1975, era conocida en México como "paloma" o "cosechadora”, por su llegada en tiempos de cosecha (principios de noviembre) al centro de México. El nombre Monarca es una traducción de "Monarch", nombre norteamericano otorgado por los colores naranja, negro y amarillo, que eran utilizados por el príncipe Guillermo de Orange (1871-1890), región del sur de Francia, que más tarde, a través de su propia metamorfosis, se convirtió en el Rey Guillermo III.

Tomado de: Agave Verschaffelti (1854-1896) | Charles Antoine Lemaire (Francés)

Nombres comunes en Naturalista


Si bien existen estos problemas con los nombres comunes, la inmensa mayoría de la gente no se va aprender los nombres científicos en latín. Así que desde que iniciamos la participación en la red iNaturalist vimos la oportunidad de recabar información sobre los distintos nombres comunes que puede tener una especie. Afortunadamente, en la plataforma iNaturaList es posible incluir varios nombres comunes, incluir nombres en distintas lenguas indígenas y proponer nombres comunes. Para hacer esto último sugerimos los siguientes principios obtenidos de ejercicios similares en otros países.

1. Proponer “un nombre común principal” en cada idioma para cada especie, sin que ello implique que se desconocen el resto de los nombres que pudieran existir para dicha especie. De hecho, es importante incluir otros nombres locales y nombres en lenguas indígenas cuando se conozcan.

2. No utilizar el mismo “nombre común” para dos especies. En el caso de que dos o más especies compartan un nombre, éste no deberá ser el principal para ninguna de ellas. Sin embargo, provisionalmente es mejor tener especies con el mismo nombre común a que no tengan nombre, pero la idea es ir afinando los nombres hasta que cada quien tenga el suyo.

3. Evitar el uso de la palabra “común” (o su equivalente en otras lenguas) cuando se asigna un “nombre común”. Por ejemplo, “soñadora común”. La palabra común tiene muchas acepciones y que generalmente no representan características de la especie.

4.  Favorecer los nombres simples sobre los complejos. Evitar en lo posible el uso de guiones, sufijos, apóstrofes, con excepción de los nombres en que sea ortográficamente correcto, que tengan un significado especial o sean necesarios para evitar posibles confusiones. Se sugiere el uso de palabras breves y familiares en un solo nombre para promover la claridad y simplicidad de los nombres.

5. No emplear letras mayúsculas en los nombres comunes (con excepción de aquéllos que incluyen nombres propios de lugares o de personas). P.ej. almirante de Costa Rica, Julia. Este es un punto controversial ya que los “nombres comunes” son nombres propios de la especie (Los estadounidenses usan mayúsculas en sus nombres comunes de aves). Algunos proponen escribir, por ejemplo, Oso Negro (cuando se habla de la especie) y los osos negros (cuando se habla de los individuos).

6. Evitar el uso de nombres en honor a una persona, pues carecen de valor descriptivo y del uso y conocimiento común de la especie. P.ej. alas largas de Hewitsoni. Se recomienda también evitar el uso de patronímicos, pues pueden generar confusiones. P.e. La cecilia del Pacífico (Dermophis oaxacae) se distribuye desde Jalisco hasta Chiapas y no solo en Oaxaca, como parecería que lo indica su nombre.

7. Asignar “nombres comunes” únicamente a las entidades taxonómicas bien marcadas y establecidas (generalmente especies) y no a las subespecies. Aclarar las excepciones para ciertas subespecies bien reconocidas y delimitadas. Por ejemplo, el lobo mexicano (Canis lupus baileyi) o el oso negro de la Sierra Madre Occidental (Ursus americanus machetes). De lo contrario, las subespecies llevarán el nombre de la especie.

8. El “nombre común” no debe derivarse del nombre científico, pues conviene que sea estable a pesar de las modificaciones taxonómicas que sufra el taxón. En caso necesario, sólo usarlo como parte complementaria del nombre común. Esto sucede a menudo en especies comerciales, ornamentales o ampliamente conocidas con dicho nombre. P.ej. Heliconia dorada.

9. Evitar el uso de malas palabras o palabras ofensivas.

10. Son especialmente apropiados los nombres coloridos, románticos, imaginativos, metafóricos o de alguna manera distintivos u originales.

11. Adoptar y traducir de manera adecuada los nombres comunes usados en lenguas indígenas o en otros idiomas o incluirlo como alternativo en su lengua.

12. Independientemente del origen, se recomienda respetar los nombres comunes ampliamente reconocidos y usados.

13. Dar preferencia a los nombres comúnmente empleados y que se han adoptado del español tradicional.

14. Usar adjetivos correspondientes a los atributos estructurales de los individuos, color, patrones de coloración, tamaño, forma, etc.

15. También se pueden usar características ecológicas para asignar un nombre común (del bosque, arenero, etc.). P.e. Culebra del bosque nublado (Cryophis hallbergi).

16. Adaptar la distribución geográfica como adjetivo del nombre (de la sierra, del lago, del Balsas, mixteco, peninsular, etc.). Ej. Mapache de Cozumel (Procyon pygmaeus). Incluir para las especies exóticas, el lugar de donde provienen. P.E. Trueno japonés (Ligustrum japonicum), Jacaranda sudamericana (Jacaranda mimosifolia). De esta forma el usuario puede conocer inmediatamente que es una especie exótica.

17. Evitar al máximo duplicar los “nombres comunes” referidos para especies de grupos biológicos muy distintos. Sin embargo, si son nombres de amplio uso, se pueden conservar. P.e. zorro, murciélago, mariposa (también usados en peces), etc.

Referencias

  • Gregg, E.A., S.A. Bekessy, J.K. Martin and G.E. Garrard. 2020. Many IUCN red list species have names that evoke negative emotions. Human Dimensions of Wildlife 25(5):468-477
  • Karaffa, P.T., M.M. Draheim and E.C.M. Parsons. 2012. What´s in a Name? Do Species´Names Impact Student Support for Conservation? Human Dimensions of Wildlife 17(4):308-310
  • Sarassa, M., S. Alasaad and J.M. Pérez. 2012. Common names of species, the curious case of Capra pyrenaica and the concomitant steps towards the "wild-to-domestic" transformation of a flagship species and its vernacular names. Biodiversity and Conservation 21:1-12.